Presentación

El proyecto de Calígula se fragua en noviembre de 2014 a propuesta de su autor, César Grech, el cual contacta con el estudio de artes escénicas «Expresando» y su directora, Marian Huélamo.

Ésta asume la dirección y producción de la obra y a su vez, en el plano actoral, selecciona de entre los alumnos más destacados de su centro el reparto de la misma, comenzando así a funcionar, además de como escuela, como compañía.

Expresando como estudio de artes escénicas, se funda en septiembre del 2013, ofreciendo cursos de formación a todos aquellos interesados en el mundo de la interpretación, pero intentando en todo momento,  que el estudio, además, sirva de plataforma a los alumnos y que estos puedan poner en práctica sus conocimientos, llevando la formación al terreno profesional e intentando que los nuevos valores empiecen a tener cabida en la escena madrileña.

Por todo esto pensamos que este proyecto es perfecto para cumplir este objetivo y por eso se decide desde la escuela asumir la dirección, la producción y la selección de actores.

A nivel técnico se crea un grupo de trabajo compuesto por profesionales del sector atraídos por el proyecto.

Nuevos miembros se suman a la producción de la obra, contando en este momento con cuatro productores ejecutivos.

 

Ensayo General "Caligula"

Ensayo General «Caligula»

 ¿POR QUÉ CALÍGULA?

La figura de Calígula, emperador romano del siglo I d.C, se ha visto rodeada de una leyenda negra alimentada por las principales fuentes históricas. Albert Camus lleva hasta el extremo esta visión, presentando una figura cruel y desengañada, desprovista de humanidad.

Sin embargo, la figura de Calígula llama la atención no sólo por sí misma, sino también  por la relevancia de los personajes históricos que conviven con él, tales como el también emperador Claudio, sus hermanas Agripina, Julia y  Drusila (a la que ama e incluso diviniza) y Casio Querea, su ejecutor.

Un estudio desprejuiciado de las fuentes históricas nos revela un personaje muy rico en matices, un emperador que no creía en el poder, y trataba con sus juegos irónicos de desengañar al pueblo. Su atracción por su hermana Drusila nace del desmembramiento de su familia,  tras el asesinato de sus padres por rivalidades políticas. Calígula es criado y educado por su parricida, el emperador Tiberio, y es obligado a respetar a unas hermanas que no ha llegado a conocer ni sentir como familia.

Pretendemos dar un nuevo enfoque al personaje que resalte el conflicto entre su humanidad y su responsabilidad. Un hombre en los límites del poder y deformado por él. Un emperador que en realidad quería ser poeta.

Calígula aporta una perspectiva actual a la eterna pregunta de por qué elegimos a nuestros líderes y los seguimos, hasta qué punto podemos ser obedientes a convicciones en las que no creemos.

caligula-expresando-foto4-madrid